Condenan a 62 años de prisión a ‘enloquecido’ hombre que mató a tres de su familia

918

Floriberto Santos

El hombre que hace dos años, en Paso Lagarto, Tonameca, Pochutla, asesinó con machete a su hijo, a su tío y a su cuñada; además de causar lesiones a su esposa, su mamá, sobrina y hermano, fue sentenciado esta tarde a 62 años, 8 meses de prisión.

Se trata de Julio César JA, a quien además el juez lo condenó al pago de la reparación del daño 169 mil pesos por cada homicidio.

La Fiscalía General del Estado dio a conocer hace unos días que en audiencia de debate se logró obtener la sentencia condenatoria contra esta persona, luego de que la institución aportara las pruebas suficientes ante el Tribunal de Enjuiciamiento Itinerante de San Pedro Pochutla, donde se le halló culpable del delito de homicidio calificado en agravio de C. G. J., y A. R. P., y lesiones calificadas con ventaja contra U. J. A., E. A. C., y S. J. R.

La Historia

De acuerdo con la causa penal 126/2017, eran las 22:00 horas del martes 21 de marzo de 2017, cuando Julio César llegó en compañía de su esposa Antonia y su hijo Axel Antonio a la casa de su hermano Ulises, ubicado en la población Paso Lagarto, Santa María Tonameca, por donde se ubica el tanque de agua.

Ulises estaba en el interior de su domicilio viendo la televisión en compañía de su esposa Azucena, su pequeña hija Sunaydelin y su tío Carlos.

Julio César ingresó portando un machete en la mano y enseguida tomó una escopeta calibre 16 que se encontraba en la esquina, en el interior del mismo domicilio.

Al verlo enfurecido, su tío Carlos trató de calmarlo; sin embargo, Julio César lo atacó con el machete. Lo golpeó en la cabeza y en el cuello en varias ocasiones.

Tratando de escapar del ataque, Carlos corrió al exterior de la casa y se quedó sentado en la esquina de un corredor, donde finalmente murió desangrando.

En tanto, Julio César con el mismo machete que cargaba hirió a su hermano Ulises, causándole heridas en la cara y en su hombro de lado izquierdo; no obstante, éste sí logró huir del ataque, para pedir auxilio.

Al escuchar los gritos de auxilio, Julio César se encerró en la casa de su hermano Ulises, tomando como rehenes a su esposa Antonia y a su hijo Axel Antonio, así como a su cuñada Azucena y a su sobrina Sunaidely.

El enloquecido hombre aprovechó para revisar las cosas en el interior de esa casa y encontrar los cartuchos de la escopeta.

Ulises fue auxiliado por su vecino Bernardo, para ser trasladado  al hospital regional de San Pedro Pochutla, por Lee Edward Rudolph, a bordo de su vehículo marca Ford tipo Ranger doble cabina, de color negro, con redila y lona de color azul.

A las 23:00 horas, Julio César sacó de la casa de Ulises a su esposa Antonia y a su cuñada Azucena con sus respectivos hijos, a quienes ya había tomado de rehén.

Bajaron por una vereda rumbo al camino principal de la localidad Paso Lagarto, dónde encontraron una patrulla con varios policías municipales, ya que Bernardo los había alertado.

Los uniformados de Santa María Tonameca, le gritaron y exigieron a Julio César que soltara a las señoras y a los niños, pero este les disparó, logrando ahuyentar a los policías.

Julio César nuevamente accionó la escopeta, en esta ocasión contra Azucena y Sunaydelin.

Posteriormente, Julio César caminó rumbo a la casa de Lee Edward Rudolph, a donde ingresó a la fuerza, encontrándose a la señora Martha con sus hijos, a quienes amagó con la escopeta y los llevó con dirección a la casa de Ulises.

Justo entonces regresaba Lee Edward Rudolph del hospital regional de San Pedro Pochutla, en compañía de Edith, madre de Julio César, por quien había pasado minutos antes a su domicilio para llevarla a la casa de Ulises con la intención de controlar a su hijo.

Sin embargo, la señora Edith también fue atacada por Julio César, quien la lastimó con el machete en su hombro izquierdo cuando ella intentó tranquilizarlo.

Enseguida, Julio César obligó a subir a la señora Martha y a sus hijos a la batea de la camioneta del señor Lee Edward Rudolph, mientras le ordenaba a éste que condujera.

Se subió a la batea Julio César y su menor hijo Axel Antonio, al mismo tiempo que le gritaba a Lee Edward Rudolph que lo llevara adonde él ordenara, de lo contrario mataría a Martha y a sus hijos.

Lee Edward Rudolph realizó el recorrido con su camioneta, llevándolo de Santa María Tonameca hacia San Pedro Pochutla.

A las 00:40 horas aproximadamente, llegaron a la Avenida Constitución, Sección Cuarta, frente al Centro de Reinserción Social número 11 de San Pedro Pochutla.

Lee Edward Rudolph aprovechó y solicitó el auxilio de la Policía Estatal para que lo ayudaran.

De esta manera, Julio César fue sometido y desarmado.

Según se dio a conocer, Julio César es adicto a la mariguana, al alcohol y presuntamente al cristal (droga blanca y cristalina).

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!