¿Edil, con escolta de la SSPO, habría participado en masacre?

168

 

Floriberto Santos
Ramiro López Hernández, presidente municipal de San Marcial Ozolotepec y su hermano Fernando, fueron detenidos como sospechosos de la masacre ocurrida el pasado mes de agosto en este municipio perteneciente al distrito de Miahuatlán de Porfirio Díaz. Al respecto, la defensa podría aportar datos de prueba a su favor, al asegurar que Ramiro no estaba en el lugar de la masacre como se le acusa y, que gozaba de medidas cautelares personalizadas.
Ramiro y Fernando, puestos a disposición de un juez de control ayer por la mañana para decretarles legal la detención y comunicarles la imputación del delito de homicidio calificado con ventaja, fueron detenidos la tarde del pasado jueves, cuando se desplazaban a bordo de un vehículo en compañía de otra persona y de un elemento de la Policía Estatal que lo custodiaba.

Las acusaciones
De acuerdo con el ministerio público, una testigo declaró un mes después que, el día 23 de agosto, por la noche, varios hombres armados llegaron a matar a Pablo Marcial MC. Explicó que no había querido declarar por temor a ser asesinada.
Recordó que en una de las viviendas de la calle Mérida, del barrio Lastebey, San Marcial Ozolotepec, se encontraban descansando cuando golpearon fuertemente la puerta de la casa y al ingresar agarraron a Pablo y lo golpearon, para luego arrastrarlo al patio donde le ordenaron que se arrodillara y le dispararon.
Dijo haber visto entre los responsables a Ramiro López Hernández, quien no estaba cubierto del rostro, y que lo reconoció porque es el presidente municipal.
Otro testigo declaró que diez minutos después de haberse escuchados los balazos en ese barrio, llegaron a la casa del señor Hilario, varios hombres armados.
Uno de estos hombres vestidos como policías, empezó a gritarle a Hilario para que saliera.
Una vez que lo tenían en su poder, comenzaron a esculcar entre las cobijas, como buscando algo, a la vez que preguntaban al resto de la familia ¿Dónde están los rifles? “Hablen o matamos a la niña”, decían al amagar a una menor de edad.
Al no tener respuesta porque no tenían nada que esconder, llevaron al patio al señor Hilario, donde lo obligaron a arrodillarse y enseguida le dispararon.
Según las declaraciones, entre este grupo, fue reconocido Fernando, hermano del presidente municipal, quien tampoco llevaba el rostro cubierto.
En la escena, la policía aseguró durante las diligencias de levantamiento de cadáveres, casquillos calibre 223., de escopeta calibre 12 y de armas 45 milímetros.
Durante estos hechos, dos personas de la misma localidad fueron reportadas como desaparecidas.

La defensa
Por su parte, los imputados solicitaron, a través de su defensa, el término constitucional para que se les determine su situación jurídica, pues se pretende aportado datos de prueba a su favor, toda vez que se tiene la seguridad de que Ramiro no estaba en San Marcial el día de los hechos y que además, tenía medidas de seguridad personalizada.
Solicitarán también se cite a comparecer a los testigos de cargo, así como al escolta, un elemento de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO).
Por el momento, dijo la defensa, se desconoce la situación jurídica del elemento policiaco y de otra persona, quienes fueron detenidas la tarde del jueves pasado junto con sus defendidos.
Para ello, solicitó se gire oficio al Comisionado de la Policía Estatal y manifieste la situación de este elemento y en caso de estar gozando de libertad se le cite a comparecer.
Así también, se solicitó se gire oficio a una compañía de teléfonos para que emita un estado de cuenta o de llamadas del teléfono celular del imputado Ramiro López Hernández.
¿Posible venganza?
Según las investigaciones de la Fiscalía, esto apunta a que el móvil de la masacre sea un hecho de venganza, ya que supuestamente responsabilizaban a Hilario de la muerte de Édgar, hermano de Ramiro y Fernando, ocurrida
Edgar L., integrante de una banda de música fue baleado el 12 de agosto en la calle Rivapalacios de Miahuatlán de Porfirio Díaz. El músico fue auxiliado por sus familiares, quienes lo trasladaron a una clínica, pero dejó de existir cuando recibía los primeros auxilios.

EL DATO:
A Ramiro se le otorgaron medidas cautelares personalizadas luego de una serie de atentados que sufrió.
Uno de ellos fue el sábado 8 de julio del 2017 cuando junto con su chofer viajaban de Miahuatlán de Porfirio Díaz rumbo a San Marcial Ozolotepec, para una asamblea.
Otro de los atentados fue el 6 de mayo del 2018 cuando era candidato de Morena a diputado federal suplente por el distrito 10 con cabecera a Miahuatlán de Porfirio Díaz.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!