El Fiscal nos aseguró que se nos apoyaría, pero a más de siete meses de la muerte de mi esposo, nos abandona: viuda de AEI

0 419
Miguel Ángel Maya Alonso
El pequeño Delfino tiene cinco meses de edad, su padre, un agente estatal de investigaciones, fue asesinado el 19 de mayo del 2018 en el cumplimiento de su deber en la Mixteca; el anhelo de un papá por conocer a su hijo no pudo ser y la aspiración de un hijo por los consejos paternales se esfumó.
Delfino Labias Santiago fue asesinado junto a su compañero Juan García, cuando realizaban trabajos de investigación en la Mixteca; siete meses han pasado y la viuda del primero, Marina González Ramírez, exige justicia para la muerte de su esposo y para los hijos de este, quienes fueron abandonados.
A pesar que de acuerdo al Modelo Óptimo de la Función Policial indica que Oaxaca es una de las entidades que cuenta con el apoyo para policías caídos en cumplimiento del deber, la viuda de Delfino Labias Santiago afirma que hasta la fecha no han recibido más que el apoyo de gastos funerarios, de lo demás, nada se sabe.
«Viví 16 años en unión libre con él, tiempo en el que procreamos a dos hijos, Ana, de 10 años y Delfino, de cinco, al cual nunca conoció, ahora tengo que ver la forma de mantenerlos, lo que no es justo, pues él perdió la vida cumpliendo con sus funciones de policía», dijo González Ramírez.
Además, Delfino Labias tiene dos hijos más con su anterior matrimonio, una de los cuales dependía económicamente de él, pues cursa la universidad, ante la muerte de su padre, su hija tuvo que buscar trabajo para solventar sus gastos.
«Tuvimos acercamientos con el fiscal General del Estado, quien nos aseguró que se nos apoyaría en todo, y ahora, a más de siete meses de la muerte de mi esposo, nos abandonaron», dijo la viuda de Labias.
Para el parto del pequeño Delfino, la viuda de Labias Santiago tuvo que pagar los gastos médicos por su parte, pues al fallecer su esposo, el seguro quedó inhabilitado.
Caso de Impunidad
«Se les buscará hasta por debajo de las piedras», fue una de las frases más recordadas del discurso en el homenaje para los elementos caídos del coordinador de la Agencia Estatal de Investigaciones, José Antonio Yglesias Arreola, promesa que hasta el momento no se ha cumplido.
«No hay avances en la investigación, no nos dan informes, el caso al parecer ha sido encarpetado, el fiscal nos prometió que el crimen no quedaría impune y hasta ahorita no se ha hecho nada», reclama González Ramírez.
Un título como homenaje póstumo
Getzabel vio su título profesional que la acreditaba como licenciada en educación preescolar, después de tanto esfuerzo lo había logrado, lo dedicó a su padre, uno de los artífices de este logro académico para la joven, sin embargo, él no pudo estar presente; lo asesinaron tres meses antes de la graduación.
Delfino Labias Santiago, agente Estatal de Investigaciones y padre de Getzabel fue asesinado en mayo, mientras que la graduación fue en agosto, «el libro que realicé para titularme es con dedicatoria a mi padre y mi abuela, quien falleció por enfermedad dos años antes que mataran a mi padre».
Nada fue sencillo, pues Delfino era el único sustento económico para Getzabel, quien labora, hasta ahora, en un café internet, en donde obtiene un sueldo semanal de mil 200 pesos; no ha logrado encontrar trabajo en su rama, en gran parte porque tiene que realizar trámites para cobrar el seguro de su padre, cosa que no ha logrado después de siete meses.
«Queremos justicia para él y el otro agente y no se olviden como si no hubiera pasado… me ha hecho tanta falta mi padre, porque aún le faltaba vivir muchas cosas conmigo y mis hermanos, no vio nacer a mi hermanito y aunque la gente pluralice, siempre fue un hombre recto, responsable y muy bueno», finaliza Getzabel Labias Cortes.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!